Suscríbete a la revista mensual

* indicates required

martes, 7 de marzo de 2017

Mamás agotadas que padecen el Síndrome de Burnout


¿Te suenan estos mensajes? 


-Estoy super cansada.

-Estoy agotada. 
-No puedo más.
-Me voy arrastrando como los caracoles. 
-Pienso en hacer algo y tengo ganas de una muerte instantánea. 
-Quiero dormir un año, que me enchufen algo para alimentarme y no tener que ir al baño. 
-Cuando leo una novela erótica me entra sueño.
-Cuando veo un documental de un lince cazando siento un cansancio crónico y tengo ganas de cazar con un lazo al puto lince que me está estresando ¡siéntate coño en el sofá y deja de hacer ejercicio!

Lo mismo exagero un poco,... en el fondo creo que me quedo corta y me lo tomo con humor (siempre o casi siempre)


A las mujeres siempre se nos ha machacado mucho. La madre perfecta lo tiene todo impecable, es una excelente profesional, una maravillosa madre que nunca grita, que cocina sano todos los días, da teta a demanda hasta que el niño tenga treinta o cambie de tetas, no pierde la cordura, no compra bollos con grasas trans a sus cachorros y se cuida, porque para cuidar de los demás tiene que cuidar de ella ¡Y UNA MIERDA COMO EL ATLAS DE GRANDE! 


¡Qué jartura de expectativas! No me extraña nada de nada que terminemos agotadas, las expectativas y presiones que tenemos son inhumanas ¡HOMBRE YA! 






El resultado de todas estas expectativas y presiones es que terminamos agotadas, física y mentalmente, por lo que no es extraño que terminemos padeciendo el Síndrome de Burnout.



¿Qué es el Síndrome de Burnout?

El Síndrome de Burnout es una respuesta de nuestro organismo cuando ha estado sometido a un periodo de estrés intenso y prolongado, tanto desde el punto de vista físico como emocional. 
Es un problema muy común en los cuidadores o profesionales sanitarios porque soportan situaciones muy tensas ( auxiliares de clínica, enfermeras, médicos, cuidadores, psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales, terapeutas...) 
¿Qué síntomas tiene el Síndrome de Burnout?-
-Dolores de cabeza recurrentes.
-Insomnio.
-Fatiga intensa. 
-Problemas gastrointestinales.
-Ansiedad.
-Depresión.
-Irritabilidad.
-Agotamiento intenso.
-Distanciamiento afectivo. 
-Falta de deseo sexual.
Es un agobio  y un cansancio crónico desde que te levantas hasta que te acuestas.Se suele experimentar un intenso sentimiento de impotencia y desesperación desde primera hora y es un problema muy serio que si no se trata a tiempo puede desencadenar en anhedonia; es la pérdida de la capacidad para disfrutar.
¿Por qué las madres sufren el Síndrome de Burnout?


Porque no hay un solo trabajo tan intensivo como el de ser madre, son  las 24 horas del día y los 365 días del año, sin salario, sin vacaciones y sin tener suplente. 
Si le sumas al trabajo de ser mamá el trabajo de mujer profesional apaga y vámonos porque sientes que no hacer ninguno bien, hay una gran impotencia detrás, sientes culpabilidad por no dedicar más tiempo a tus hijos y sientes que no puedes dedicar tanto tiempo al trabajo como otros profesionales.No hablo de todas las mujeres, hablo de las que conozco, mis amigas, que me cuentan sus preocupaciones y con las que comparto mis frustraciones. 
El trabajo de casa es muy poco gratificante, terminas de recoger y limpiar y de repente todo está desordenado de nuevo; esto genera una intensa sensación de frustración e impotencia que nos hace cuestionarnos el sentido y el valor de lo que estamos haciendo. La conciliación no existe, o estás con tus hijos o estás en el trabajo, la conciliación es una mentira gorda, fea y cruel.
Te voy a poner todos los trabajos que implica ser madre: 
-Cuidadora.
-Enfermera.
-Chófer.
-Psicóloga. 
-Zombie (las largas noches de toses y mocos donde ya no sabes qué hacer pero vagas por casa como alma en pena)
-CuentaCuentos.
-Payasa.
-Organizadora de eventos. 
-Cocinera. 
-Costurera. 
Lo cierto es que la mayoría de estas tareas las seguimos desarrollando nosotras, unas por comodidad porque piensas que si delegas nadie lo hará igual de bien que tú, otras porque no tenemos colaboración por mil motivos (trabajo, salud...) y otras porque afrontan una maternidad en solitario.

¿Cómo evitar este problema?

  • -No hace falta hacerlo todo en un día, hay cosas importantes y cosas que no lo son; las cosas menos importantes puedes esperar, hay algo mucho más importante TÚ.
  • -Reserva tiempo para ti cada día. Ya estarás poniendo mil excusas, me suenan todas, pero si no te plantas un día y te dedicas aunque sea 5 minutos al día para bailar, escuchar música, meditar, ver una serie, darte un baño, un paseo...Empieza con 5 minutos, verás como vas ampliando.
  • -Aprende a pedir ayuda, haz que los peques colaboren en las tareas del hogar, al principio te costará enseñarles y tener mucha paciencia, pero a la larga será beneficioso para todos. Haz un reparto de tareas equitativo entre toda la familia. Si no tienes ayuda familiar busca de vez en cuando una canguro o alguien que te ayude con la limpieza puntualmente, piensa de esta manera, esa persona te estará ayudando a ti y tú le estarás ayudando a ella; anda que no me venían bien el dinero extra limpiando por horas cuando estudiaba en el instituto, ese dinero me permitía seguir estudiando, imagina lo importante que es ayudar y dejar que te ayuden.
  • -No hagas dieta ni te mates a hacer ejercicio un día, haz que tu estilo de vida sea más saludable, consume más verduras, frutas y en general alimentos crudos, integrales y ecológicos. Busca un ejercicio que te guste y practícalo con moderación, pilates, caminar, bailar, hacer el amor suavecito o como te guste, masajes, meditar y sobre todo, busca esos momentos para conectar con tu alegría genuina. 
  • -Piensa que TÚ ERES LO MÁS IMPORTANTE DE TU CASA, que estés bien hará que todo lo demás lo esté. Mímate, quiérete, cuídate ¡DISFRUTA!

Suscríbete a la revista mensual

* indicates required
Copyright © 2016 MBF Studio www.mbfestudio.com/ Infolinks 2016— Web Savvy Designs. Out of the FlyBird's Box.