Este genial corto muestra que no son las dificultades, sino nuestras reacciones, la causa de los problemas