martes, 9 de junio de 2015

Hoy me he regalado media hora

Hoy me he regalado media hora, me he ido con Ronnie a pasear, escuchaba al peque con la pataleta porque quería compañarme, pero la verdad, me pudo el agobio y la necesidad de paz, los hermanos están todo el día peleando, ella tiene 11 años y él tiene 3 años, pero es como si tuviera gemelos, se chinchan todo el día...son incansables y hay días en los que necesito un poco de silencio, sólo un poco. 










Me he sentado debajo de un árbol, wowwww qué sensación, he abrazado, acariciado y sentido los árboles, y he pensado ...¿qué estamos haciendo con nuestra vida? Los niños no están hechos para vivir en ciudades, ni en pisos, ni en zonas donde no puedes salir sin temor a que les pase algo (en todas las ciudades pasa). Recordé mis primeros años con mis abuelos, una huerta enorme para jugar, plantas, árboles, pájaros, escarabajos, saltamontes, gatos, perros, arañas...Un universo entero para gastar nuestra energía. Cuando pasé a los centros  mi inocencia comenzó a marchitarse e hibernó como las marmotas hasta que me escapé con 16 años.












Cosas que me gustaría interiorizar:

-Regalarme media hora, un día o dos sin sentirme culpable. La teoría va genial, de matrícula de honor, pero la práctica cojea por momentos, hoy no he podido evitar sentir culpabilidad cuando el peque tenía la pataleta porque quería acompañarme.

-Saber decir lo que siento, sin excusas, a veces simplemente necesito estar sola un poco, respirar, meditar, por eso cada noche me acuesto tarde aunque esté agotada del sueño, necesito esos momentos de soledad. 

-Tener citas conmigo y dedicarme tiempo repercute en el tiempo que le dedico a los demás, entre ellos mi familia.

Hoy me he acordado de mi gran sueño de ir a Australia, mi hermana me chantajeó de todas las formas posibles para quitarme esa idea de la cabeza, recuerdo que estaba en plan "madre reticente" con mi relación con el cari y de repente me dijo "oh siii, lo mejor es irte a Almería, que os caséis...", fue un cambio radical, después me confesaría que prefería tenerme en Almería que en Australia "es que si te pasa cualquier cosa me planto en Almería en 2 horas, pero a Australia, eso está en el fin del mundo..." ja ja ja Podéis reconocer que mi hermana es una excelente jugadora de ajedrez ja ja ja Pero lo que ella no sabía es que retomar el sueño con fuerza durante esa semana en plan "quiero ir a Australia, quiero ir a Australia, quiero ir a Australia..." era mi "jaque mate" porque sabía que dejaría de ser la madre protectora "máxima" y que me diría justamente lo que me dijo ;)












No he olvidado el sueño, me encantaría vivir en Australia algún día, no se si será dentro de 5 años o dentro de 40 con la jubilación, al final mi hermana tendrá que pillarse un avión y visitarme, se que disfrutará mucho viendo "volar" a los canguros con sus crías a cuestas... Si, mi amor a Australia es también mi amor a los canguros y mi amor a la libertad...





* indicates required

IMPRESIONANTE

loading...
Copyright © 2016 MBF Studio www.mbfestudio.com/ Infolinks 2016— Web Savvy Designs. Out of the FlyBird's Box.