Suscríbete a la revista mensual

* indicates required

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Cuando la luna nos posee nos convertimos en lobas

Hay una interesante literatura alrededor de la menstruación, la luna y las mujeres, la verdad es que no acostumbro a las teorías, soy de las de "en carne viva", teniendo cuerpo y disfrutando la menstruación cada mes es como habitarme como lectora y a la vez ser el libro. Creo que es de las pocas ocasiones en las que un ser humano es creador, personaje y soporte cada 28 días.

¿Qué me (nos) pasa cada mes? 

Intentaré no generalizar porque ya me gustaría conocer lo que pasa dentro de cada mujer de éste mundo ¡eso sería una pasada! Se de primera mano lo que me pasa a mi e intentaré esquematizarlo porque los post interminables me agobian y vivimos en el corre corre "uno rapidito" ;) 

1) Cuando me transformo en loba no me conformo con migajas y quiero la hogaza entera y recién horneada. Si mañana te vas a morir no te mueras con hambre de afectos, es lo más terrible que te puede pasar. Coge la hogaza de pan y devórala ¡Te la mereces! No hay nadie en éste mundo que no se merezca recibir amor.




Foto



2) Cuando me transformo en loba no soporto las conversaciones superficiales, ni las medias tintas, ni los no-amigos, ni los rellenos de paja... En éste intervalo de tiempo prefiero aúllarle a la luna en solitario y si tengo suerte y surge una conversación con alma la atrapo con los dientes y la estiro disfrutándola como un primer plato después de romper el ayuno.



Foto

3) Cuando me transformo en loba me olvido de las dietas, las calorías y lo que opinan los demás, quiero alimentos ricos, deliciosos, que se derritan en mi boca y me hagan derretirme. La comida y la sensualidad van unidas,  no me cabe la menor duda. Me apetecen dulces y salados en una combinación perfecta que haría perder la cabeza a cualquier chef con estrellas Michelín.



Foto


4) Cuando me transformo en loba adquiero la habilidad de vez a la gente tal como es y no como quiero que sean. Es "toma-realidad-sin-anestesia" en 5 o 6 días, los personajes se suceden y se van desnudando y descubro que no hay seres grises, blancos y negros. Hay grises que esconden un rojo pasión y blancos que tienen manchas de sangre en los zapatos a fuerza de pisar a los demás; también hay negros que son pura mantequilla escondida detrás del traje de Darth Vader.



Foto


5) Cuando me transformo en loba mi arma es un lápiz, surgen personajes de los que me enamoro y otros que me repugnan. Es como purgar la realidad a través de las palabras. Uno se conoce, se desnuda, se asombra, se reencuentra ...Escribir es peligroso, mucho más que leer, porque juegas con poderes que desconoces y no siempre puedes cerrar el libro. Escribir es entrega, te entregas, eres el instrumento pero no siempre eres tú quien escribe.



Foto

6) Cuando te transformas en loba quieres arañar y dejar que te arañen, quieres experimentar la vida con intensidad, supongo que es lo que deben sentir los animales salvajes, uno sale a la selva pero no sabe si va a regresar, salvo que seas el león, el viaje es un camino incierto.




7) Cuando te transformas en loba no  entregas tu confianza sin más, necesitas que te demuestren que puedes confiar, necesitas analizar, oler, gruñir, tomar distancia y mirar a la luna...a la luz de la luna la confianza es clave porque la noche es muy larga.



Foto





Me suscribo ahora mismo

* indicates required

Suscríbete a la revista mensual

* indicates required
Copyright © 2016 MBF Studio www.mbfestudio.com/ Infolinks 2016— Web Savvy Designs. Out of the FlyBird's Box.