Paradojas de una sociedad enferma

Miro a mi alrededor y a ratos siento que estamos dentro de un sueño ( hay momentos que son de pesadilla, solo tienes que salir y mirar las miradas tristes). Cada día valoro más la autenticidad, la sencillez, las cosas pequeñitas que nos engrandecen ... Me encanta compartir contigo la siguiente reflexión , no es mía , pero expresa tan bien lo que siento :
Tenemos casas fantásticas y hogares rotos.
Compramos más, pero tenemos menos.
Habitamos edificios más altos, con vidas poco profundas.
Circulamos por autopistas más anchas, pero tenemos mentes más estrechas.
Tenemos más comodidades pero vivimos más incómodos.
Tenemos más conocimiento pero menos sensatez.
Más expertos pero menos soluciones.
Más medicinas pero menos salud.
Son tiempos de comidas rápidas y digestiones lentas.
Tiempos de rápidos enfados y lentos perdones.
Vamos muy rápidos pero siempre llegamos tarde.
Presumimos de igualdad pero cada vez tenemos más prejuicios.
Tenemos la agenda llena de amigos pero a los que nunca llamamos.
Tenemos la biblioteca de libros que casi nunca leemos.
Nos ganamos la vida pero no sabemos qué hacer con ella.
Tenemos cada vez mas cosas y desperdiciamos casi todas.
S. Rimpoche



Comentarios