Dino Parque, el mejor parque de dinosaurios en Lourinhá, Portugal









Si tú o tus hijos sois aficionados a los dinosaurios, debes visitar el Dino Parque de Lourinhá, está a una hora de Lisboa o de Santarem y con la espectacular Praia da Areia Branca, adorada por bañistas y surfistas a un paso. 





El Dino Parque de Lourinhá es un gran parque temático y museo al aire libre con más de 180 maquetas de dinosaurios a escala real, comprobados científicamente y organizados en los 4 periodos más importantes de la historia del planeta y de la historia de la evolución.

Es un lugar magnifico para aprender más y admirar como pudo haber sido vivir cuando los dinosaurios existían y caminaban sobre la tierra.

Para empezar la visita, puedes acceder al laboratorio en el que un paleontólogo da una breve charla sobre la fosilización, el yacimiento sobre el que se encuentra el parque, las especies que se han encontrado y como es su trabajo. En Lourinhá se encontró un nido con más de 100 huevos de dinosaurio y puedes admirar un Tyrannossaurus rex de 15 metros, ver un Megalodón a tamaño real, Diplodocus, etc. 



En la zona exterior del Dino Parque, encontrarás 5 recorridos diferentes, 4 corresponden a periodos diferentes de la historia de la Tierra y el quinto está dedicado a los monstruos marinos.

-El Paleozoico:
Este periodo comenzó hace unos 419 millones de años. Aquí descubrirá los fantásticos animales que habitaron la Tierra antes de que aparecieran los gigantescos dinosaurios.



-El Triásico:
Periodo en el que aparecieron los grandes reyes de la Tierra: los dinosaurios. Para ver las especies de esta época.



-El Jurásico:
Lourinhã es una de las zonas más ricas en vestigios del Jurásico del mundo. Aquí, podrá admirar especies únicas de esta región.



-El Cretácico:
En este periodo se encuentran las especies más conocidas de dinosaurio, como el Tyrannossaurus rex o las pertenecientes al género Triceratops, entre muchas otras.



-Monstruos Marinos:
En este recorrido podrá ver los animales que reinaron los lagos y los mares desde hace 450 millones de años hasta el día de hoy. Aquí podrás ver desde el gigantesco megalodonte hasta los feroces cocodrilos del género Sarcosuchus.



El parque está muy bien organizado, tiene un acceso fácil, bien señalizado y con una gran zona de aparcamientos para dejar nuestro coche. Si una vez estás dentro del parque quieres salir a por algo que has dejado en el coche, puedes hacerlo con tu tique de entrada y avisando al personal.

Puedes comprar las entradas en el mismo Dino Parque o por internet. Si las compras a través de su tienda online solo hay dos precios, 11,70 euros la de adulto y 8,91 euros la de niño, en taquilla cuestan 13 euros la de adulto (a partir de 13 años) y 9,90 euros la de niño (de 4 a 12 años) hasta los 3 años entran gratis.
Ojo, puedes comprar las entradas en taquilla prácticamente al mismo precio que por internet, pero no compres las entradas una por una, pide un bilhete de familia para 2 adultos y los niños (crianças) que sean, de este modo dos adultos y un niño pagan 32,50 euros, 2 adultos con dos niños 40,50 euros, dos adultos y tres niños 48 euros y a partir de ahí 8,25 euros cada niño más hasta 2.



Una vez dentro, podemos hacer el recorrido por nuestra cuenta si así lo deseamos, pero es recomendable preguntar cuando es la siguiente visita organizada y esperar a un guía pues con el podremos acceder al laboratorio y asistir a la interesante charla de un paleontólogo que nos enseñará sus modos de trabajo, herramientas, etc., después el o la guía nos guiará por el parque deteniéndose y dando una explicación en las especies más destacadas. La visita con el guía dura una hora aproximadamente y después o antes de que acabe si así nos apetece podemos seguir por nuestra cuenta visitando las zonas a las que no nos ha llevado el guía y todo el resto del parque.



En la zona exterior hay baños, muy limpios y cuidados, máquinas donde comprar algunas bebidas, agua, snacks …, y un quiosko al aire libre en el que podemos comprar una pizza para comer aunque son precocinadas y allí solo las calientan al comprarla.

También hay un restaurante con menús y plato del día, pero una muy buena opción es traer tu propia comida, en el parque hay una gran zona de picnic con mesas y bancos en la que puedes comer y descansar tranquilamente, hay hasta unos areneros para que los más pequeños puedan jugar mientras los adultos se relajan y disfrutan de la comida o descansan.

También hay máquinas de helados y una zona con diferentes actividades relacionadas con los fósiles y la arqueología para niños, son de pago y tienen monitoras que les enseñan a hacerlas.



El Dino Parque de Lourinhá es un magnifico sitio para pasar un día en la naturaleza con los peques disfrutando con impresionantes reproducciones de animales extinguidos hace millones de años.









































Comentarios