Lo que tu hijo necesita para ser feliz según la pirámide de Maslow

La pirámide de Maslow dice que estas deberían ser nuestras prioridades según su relevancia, nuestras necesidades, y también, las de nuestros hijos. Se reparten en cinco categorías, de forma que deberíamos prestar más atención a la base e intentar llegar a la cúspide sin pasar por encima de ninguna de las otras capas: 


1. La base: Se refiere a la salud. La prioridad siempre debe ser disfrutar de una buena salud, física y psicológica. Esto incluye la eliminación de estrés. Encontrarse bien y tranquilo debería ser nuestra prioridad y la prioridad para con nuestros hijos. En esta categoría podemos incluir:
  • Cuidar su alimentación, que sea una alimentación real, libre de productos procesados (salvos momentos puntuales)
  • Asegurarnos de que descansan bien, de que duermen las horas que les corresponde según su edad
  • Que están hidratados, que beben suficiente agua.
  • Asegurarnos de que se desarrollan de forma adecuada

2. Segunda capa: Seguridad. Crear un vínculo con los hijos y ofrecerles seguridad y afecto, sería la segunda fase de necesidades básicas para los niños. Aquí se incluye:
  • Cariño, amor y protección. Igual que los adultos buscamos seguridad, para los niños es una necesidad primordial.
  • La familia, por supuesto, forma parte de esta segunda capa. Para un niño, la familia es seguridad y protección. Recuerda que no hay nada que asuste más a un niño que el abandono, la soledad y la inseguridad. 
  • Y en esta segunda capa se encuentran también los valores, los límites y las normas porque aportan seguridad emocional a los niños, una guía, un camino que les dirige de forma segura en una dirección. 
  •  El aprendizaje es para los niños una necesidad básica, igual que para sus padres lo es desarrollarse profesionalmente.

3. Tercera capa: Amistad, relaciones con los demás porque amistad es un valor esencial, pero en esta capa de la pirámide, Maslow no se refiere al valor en sí, sino a las relaciones que vamos creando con los demás. Por ejemplo, los primos, los compañeros de colegio, los vecinos con los que el niño juega o los niños con los que ha entablado una mayor amistad.Las relaciones sociales son muy importantes también, tanto para los niños como para los adultos.
  • Creación de vínculos más allá de la familia.
  • Participación en actividades extraescolares.
  • Formar parte de equipos o determinados deportes.
  • Formar parte de asociaciones, grupos de teatro...
  • Sentirse aceptado por los demás.
4. Cuarta capa: Autoestima y reconocimiento. Es una necesidad básica el sentir una buena autoestima y reconocimiento por parte de los demás. Es importante ayudar a nuestro hijo a potenciar la autoestima y la confianza en sí mismo para que pueda llegar por fin a la cúspide de la pirámide. Para ello, podemos ayudarles de esta forma:
  • Quererse a sí mismo. Tu hijo debe aceptarse y quererse como es, con sus limitaciones e imperfecciones. 
  • Motivación: No olvides motivar a tu hijo a superar nuevos retos. La ilusión y la motivación son motores del aprendizaje y el esfuerzo.
  • Reconocimiento de los triunfos. No olvides los elogios y los refuerzos positivos en todo lo que haga bien y en sus grandes esfuerzos.
  • Superación de obstáculos. Ayúdale a superar obstáculos y dale herramientas para aprender a solucionar conflictos, pero no se lo resuelvas todo tú, este es el camino fácil pero a la larga le impedirás crecer y superarse.
  • Tolerancia a la frustración. No conseguirá superar retos con una baja tolerancia a la frustración. Enseña a tu hijo a enfrentarse a las derrotas y caídas.

5. Cúspide, cima: Los sueños. Una vez atendidas todas las necesidades básicas está el gran objetivo, que no es otro que nuestros grandes sueños... Ese hobby o profesión que tanto le gustaría practicar a tu hijo, por ejemplo convertirse en un gran escritor, luchar para acabar con las injusticias... Todo lo que tu hijo sueñe. Son sus grandes aspiraciones. Pero no podrá llegar a ellas si descuidamos las otras necesidades.

Nunca podremos alcanzar nuestros sueños ni sentirnos completamente realizados si nos falta seguridad, cariño, si tenemos algún problema se salud o no nos aceptamos a nosotros mismos. Ayuda a tu hijo a auto realizarse de la mejor forma posible, respetando siempre sus necesidades más básicas y ayúdale a soñar en grande.

+ artículos sobre crianza consciente y familia


Comentarios