Suscríbete a la revista mensual

* indicates required

lunes, 21 de mayo de 2018

La importancia de los probióticos para nuestra salud

¿Comes sano, haces ejercicio bien y aún luchas para perder peso? ¿Comes sano y aún tienes problemas de piel como sequedad, acné o envejecimiento prematuro? ¿El color de tu lengua es rosa o blanca? ¿Te hinchas fácilmente? ¿Tienes digestiones pesadas, flatulencia y calambres estomacales? Todas estas cuestiones se deben a la salud de tu intestino.

🍃🌱🌷🍀🍃🌱🌷🍀🍃🌱🌷🍀🍃🌱🌷🍀🍀🍃🌱🌷🍀

Tu intestino es muy importante porque la mayoría de las enfermedades comienzan  en el intestino y tu inmunidad también comienza en el intestino. Tu microflora intestinal está compuesta de bacterias buenas y malas. Necesitamos más bacterias buenas, pero la mayoría de nosotros lo tenemos justo al revés y de ahí proviene la mayoría de los problemas de salud. Todo depende de la proporción incorrecta de bacterias buenas y malas

Los probióticos son alimentos que contienen cepas de bacterias saludables. Se han convertido en una parte necesaria de la nutrición moderna solo para compensar el daño causado a las bacterias intestinales sanas por todos los productos químicos inorgánicos que ingerimos en nuestros alimentos y medicamentos. Los probióticos en el intestino ayudan en numerosas funciones de los cuerpos, como la digestión y absorción de ciertos carbohidratos, la producción de vitaminas, la absorción de minerales y la eliminación de toxina, así como la  prevención de las alergias. También respaldan una un sistema inmune saludable y sabemos que la inmunidad lo es todo cuando se trata de prevención y curación de enfermedades.

Las bacterias no saludables en el intestino pueden manifestarse de muchas maneras, como gases, hinchazón, fatiga, antojos de azúcar, náuseas, dolores de cabeza, estreñimiento, diarrea;  a pesar de tener una dieta saludable y ejercicio, muchas personas pueden incluso tener dificultades para perder peso si el porcentaje de bacterias malas es alto. Los alimentos orgánicos tienen un porcentaje mucho más alto de bacterias saludables que los alimentos inorgánicos disponibles en el mercado porque los pesticidas comerciales, los conservantes y los químicos matan las bacterias buenas y favorecen el crecimiento de las bacterias que nos perjudican.

En el pasado también hubo enfermedades intestinales que redujeron nuestra buena población de bacterias. Esas enfermedades, sin embargo, provenían de fuentes naturales como infecciones intestinales y para reactivar nuestra cantidad de bacterias saludables aumentaríamos naturalmente nuestra ingesta de alimentos fermentados como chukrut, kimchi, repollo crudo, vegetales cultivados, pepinillos kombucha, levadura nutricional.


🍃🌱🌷🍀🍃🌱🌷🍀🍃🌱🌷🍀🍃🌱🌷🍀🍀🍃🌱🌷🍀

Ahora bien, si no puede comer ninguno de estos alimentos anteriores que acabo de mencionar, puede obtener una dosis encapsulada de bacterias probióticas de una fuente buena y probada. Es importante que las bacterias lleguen al intestino delgado sin ser destruidas por los ácidos estomacales o las enzimas digestivas del tracto digestivo superior en el camino al intestino. Para que esto suceda, el material de la cápsula debe estar hecho con la composición adecuada, como la celulosa vegetal orgánica. También es importante que las cápsulas se hayan fabricado recientemente. Esto asegura que la población bacteriana completa aún está viva. Las existencias que han permanecido en el estante durante más tiempo tienen un porcentaje mucho menor de bacterias vivas de lo que el contenido de la cápsula puede indicar. Lleva tiempo reconstruir la población bacteriana en el intestino. Por lo tanto, a veces puedes tener que tomar estos suplementos o comer estos alimentos durante seis meses a un año, dependiendo de qué tan bajo sea tu nivel de bacterias buenas.

Tomar cápsulas probióticas con el estómago vacío o al menos una hora antes de una comida asegura que pasen rápidamente por el estómago y lleguen a los intestinos en buenas condiciones. Recuerde que combinarlos con las comidas los hace permanecer en el estómago durante un período de tiempo más prolongado y los ácidos y otros alimentos los destruyen. Un alto porcentaje de las bacterias buenas puede morir en este proceso. Por lo tanto, siempre se debe tomar con el estómago vacío. Las personas que se suplementan con probióticos antes de la cirugía tienen menos probabilidades de tener infecciones post-operatorias. De hecho, el uso de antibióticos para tratar todas las infecciones hospitalarias disminuye cuando alguien toma un suplemento probiótico.

También consuma suficiente fibra en sus alimentos diariamente ya que es necesario construir colonias probióticas fuertes en sus intestinos. Reduzca el consumo de alimentos con azúcar procesado, ya que el azúcar alimenta a las bacterias no saludables,  como las levadura y hongos en el intestino. Llevo un probiótico conmigo cada vez que viajo. Es muy importante cuidar tu intestino. Invierte en mantenerlo fuerte y limpio.

🍃🌱🌷🍀🍃🌱🌷🍀🍃🌱🌷🍀🍃🌱🌷🍀🍀🍃🌱🌷🍀



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Suscríbete a la revista mensual

* indicates required
Copyright © 2016 MBF Studio www.mbfestudio.com/ Infolinks 2016— Web Savvy Designs. Out of the FlyBird's Box.