Suscríbete a la revista mensual

* indicates required

martes, 20 de enero de 2015

¿Por qué las malas van a todas partes?

No se si leíste el libro "Las chicas buenas van al cielo y las malas a todas partes", lo tengo, no se donde pero recuerdo que esperaba mucho más de él, es de esos libros que el título supera al contenido y bueno, me quedé como una vaca viendo pasar el tren.










El libro habla de dos tipos de mujeres: 

-Las mujeres que saben lo que quieren y luchan por lo que quieren sin caer en el juego de los sentimentalismos vacíos de "te quiero perrito pero pan poquito" y los chantajes emocionales, también  denominadas "malas".

-Y las mujeres que se sacrifican por el marido, el hijo, el perro, la suegra, la cena del sábado, la nochebuena, la moqueta ...todo es más importante que ellas y ohhhh, son taaaaaan "buenas".

Todas hemos conocido a buenas y malas; en la mayoría de los casos conviven ambas dentro de cada una. Es una lucha entre lo que quiero y lo que esperan.





Hay un antes y un después que no se si tú habrás experimentado, me aventuro a intuir pero si me equivoco me encantaría que me lo dijeras en comentarios; el antes y el después normalmente se produce:

-Antes de enamorarnos de los demás  y estando enamoradas de nosotras mismas.

-Después de enamorarnos de los demás y olvidarnos de nosotras mismas.

Cuando no estamos enamoradas la "mala" es la que tiene el control y nos tratan como princesas, sabemos decir no, manifestar lo que queremos o mandarlos a paseo, a quien sea, pareja, familia, trabajo... Justo después de enamorarnos de los demás, empezamos a adquirir compromisos y ceder nuestro espacio, comienza el sacrificio, después vienen los hijos y poco a poco la mala se ve aislada en un rincón de la adolescencia mirando a la pared; aparece la buena, llena de miedos, compromisos, sacrificios y zas! ya no eres la princesa, ahora eres la madre multi-tarea, nadie te ayuda en casa o te ayudan poco, cada vez tienes menos tiempo para ti y si te atreves a pedir un viaje sola notas esa mirada de censura como si hubieras pedido tener una orgía en la 5ª Avenida.





Ésto se manifiesta en casi todas las relaciones, simplemente prueba a decir a tus amigas SI a todo lo que te pidan y un día de repente di NO; pero es en la relación de pareja donde más podemos observar los cambios. 

Los hombres las prefieren "malas", recuerda todas las expresiones que has escuchado " cuanto más mala más buenos son ..." , "los mejores están con las cabronas..." ¿Las recuerdas? Pues es la verdad, un hombre en el más amplio sentido de la palabra quiere una compañera y no una madre o una chacha dócil. Sólo los hombres débiles e inseguros quieren una mujer abnegada, sacrificada e infeliz.Por eso percibimos que los HOMBRES (esos que admiramos y nos parecen buenos candidatos) están con las chicas "malas". 







Ahora querida amiga toma nota mental:

* Invita a la mala a quedarse en tu vida, sabe lo que quiere, no le molesta decir no y tiene la personalidad suficiente para decir "basta".

*Elige a los "malos-buenos" y no a los "malos-cabrones", éstos últimos sólo son buenos para vacunarse.

¿Cuál es la situación ideal? 

La situación ideal es que la "mala" y la "buena" se líen y construyan una maravillosa historia de amor, al fin y al cabo son ellas las que tienen que convivir siempre y cuidarse hasta que las muerte las separe.





¿Te ha pasado en algún momento de tu vida? 
¿Quieres recuperar a la "mala" y no dejarla ir de tu vida? 
¿Te molan los sacrificios incondicionales o eres más de conquistar sueños imposibles?
¿Hay un antes y un después de enamorarte? 

Vivimos en un mundo enfermo, donde ser libre se considera ser mala;  doblegarse, anularse y resignarse se considera ser buena. Porque ser libre implica pensar, sentir, elegir, ser responsable de uno mismo, aceptar la muerte mucho antes de morir para VIVIR con ganas. Te invito a cuestionar lo que te enseñan y lo que lees (también aquí), te invito a liberarte, disfrutarte, amarte ¡permítete ser "mala"!










Quiero recibir tus cartas ¡me apunto!

* indicates required

10 comentarios :

  1. Totalmente de acuerdo! Yo a mis....años cada vez me siento mas "mala" en muchos aspectos y tiene un lado divertido y picantito. Me pone sacar ese lado de vez en cuando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que si, sacar a la traviesa y la rebelde del armario mola , si señó :)

      Eliminar
  2. Hola!!! me ha encantado tu post. Yo soy de la escuela de las buenas, me enseñaron de bien pequeña a callar, a que si querías caer bien a los demás y no tener problemas hicieras siempre lo que ellos querían, y aunque viví en una falsa felicidad durante un tiempo al final lo acabé pagando y muy caro. Ahora soy la mala, o la mala buena, y mucha gente de mi alrededor no ha entendido este cambio radical, pero pienso que si no me aceptan así pues no tienen cabida en mi vida, porque en realidad no me quieren de verdad sino que quieren todo lo que sacaban de mi. Ha sido un proceso muy traumático de mucho enfado y lucha pero al final muy liberador, muy mucho, me siento mejor que nunca y con un control casi total en mis decisiones y en mi vida. Aplaudo y comparto tu post, es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también Wilma, estuve en centros de monjas así que imagínate lo que nos enseñaban de pequeños, pecado , resignación...Imagino que ha sido un camino difícil y duro, pero seguro merece la pena, no hay mayor conquista que la conquista de uno mismo mismo, de nuestra libertad, aceptación y amor. Te mando un abrazo enorme de mala a mala :)))

      Eliminar
  3. Mala o buena? Depende del día jijiji
    Por cierto, me encanta el cambio en el blog.
    Un abrazo eneorme Sarah

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias preciosa, año de renovación absoluta y de maldades liberadoras :)))) muakssssss

      Eliminar
  4. ¡Hola, Sarita! Soy de las "buenas" que están pasando a ser "malas", jeje. Hubo muchos cambios en mí en este tiempo y me siento mucho mejor conmigo misma. Aprender a decir NO y hacer lo quiero sin pensar en lo que van a decir los demás, fue la clave en mí. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ole Mime, haces muy bien, al final las "malas" no son tan malas y las "buenas" se hacen mucho daño , un abrazote

      Eliminar
  5. Hay momentos para todo, para ser buena, y para ser mala. Me encanta la entrada!

    ResponderEliminar

Suscríbete a la revista mensual

* indicates required
Copyright © 2016 MBF Studio www.mbfestudio.com/ Infolinks 2016— Web Savvy Designs. Out of the FlyBird's Box.