Suscríbete a la revista mensual

* indicates required

martes, 17 de octubre de 2017

Cómo usar el ayuno intermitente para equilibrar tus hormonas (sin morir de hambre)


Hoy vengo a hablaros de los beneficios del ayuno intermitente, actualmente, estamos lidiando con muchas enfermedades provocadas por trastornos hormonales como diabetes, enfermedades cardíacas, enfermedades auto-inmunes, obesidad e incluso cáncer. El ayuno intermitente parece ser una herramienta prometedora para prevenir y tratar enfermedades.

¿Qué es el ayuno intermitente?

El ayuno intermitente simplemente significa tomar un descanso entre las comidas. Esta pausa puede ser similar a la de las noches normales que se pasan sin comer (no comer de 7 p.m. a 7 a.m. sería un ayuno de 12 horas), puedes hacerlo un poco más largo (7 p.m. a 11 a.m. es un ayuno de 16 horas) e incluso varios días. El tipo de ayuno que practicas depende de tu cuerpo y tus preferencias individuales, influye también qué problema de salud tienes. Muchas personas prefieren simplemente omitir el desayuno, extendiendo el período entre la cena y su próxima comida, mientras que otros quieren el desafío más extremo de una experiencia de varios días de ayuno.

¿Qué hormonas se ven afectadas por el ayuno intermitente?

Insulina:

La insulina parece responder extremadamente bien al ayuno intermitente. Aunque muchos de los estudios iniciales sobre los beneficios del ayuno se realizaron en animales, un estudio reciente en seres humanos mostró una mejora en la sensibilidad a la insulina. Cuando ingiere niveles de glucosa e insulina, provoca una serie de acciones en su cuerpo, como ayudar a las células del hígado, los músculos esqueléticos y el tejido graso a absorber la glucosa de la sangre. Una vez que se cumple esto, la insulina señala al hígado para que tome glucosa y la almacene como glucógeno (energía almacenada) y luego como grasa. Si sigue subiendo esa insulina, puede contraer resistencia a la insulina (las células se vuelven menos sensibles a la insulina) y, a su vez, obtienen inflamación, mayor capacidad de almacenamiento de grasa. Al darle a su cuerpo una "ruptura" de los picos, el ayuno intermitente le permite al cuerpo tener una mejor sensibilidad a la insulina cuando come.

Hormona de crecimiento:

Otra hormona que mejora drásticamente con el ayuno es la hormona del crecimiento: ¡la fuente de la hormona juvenil! La hormona del crecimiento ayuda a preservar los músculos y la densidad ósea y ayuda a usar las grasas como combustible. También nos hace ver y sentirse "jóvenes". ¡Algunos atletas (ilegalmente!) la usan para el crecimiento muscular y el rendimiento atlético. 

Desgraciadamente, la secreción de la hormona del crecimiento disminuye de manera constante con la edad. Uno de los estímulos más potentes para la secreción de la hormona del crecimiento es el ayuno. Durante un período de ayuno de cinco días, la secreción de la hormona del crecimiento se duplica.

¿Cómo evitar sentirse hambriento y empeorar su desequilibrio hormonal?

Conociendo todos los posibles beneficios para la salud del ayuno intermitente, tenía muchas ganas de probarlo. Lamentablemente, fracasé estrepitosamente en mi primer intento. El primer día no comía lo suficiente y no podía dormir debido a las hambruna. Al día siguiente, cansada e irritable, me comí hasta los desconchones de las paredes.

Cometí el mismo error contra el que advertí a la gente: fui demasiado agresiva y quise empezar la casa por el tejado. Si eres mujer y delgada, debes tener cuidado de no alterar tus hormonas. En pocas palabras, las mujeres somos extremadamente sensibles a las señales de inanición externa, y si el cuerpo siente que se está muriendo de hambre, acelerará la producción de las hormonas del hambre, leptina y grelina. Cuando las mujeres experimentan hambre insaciable después de comer, en realidad están experimentando el aumento de la producción de estas hormonas. Es la forma del cuerpo femenino de proteger un feto potencial, incluso cuando una mujer no está embarazada.

En estudios con animales, después de dos semanas de ayuno intermitente, las ratas hembras dejaron de tener ciclos menstruales y sus ovarios se contrajeron mientras experimentaban más insomnio que sus congéneres masculinas (aunque las ratas macho experimentaron una menor producción de testosterona).

Un consejo especialmente  para las mujeres  es ir lento y poco a poco. Comience con un ayuno de 12 horas dos días a la semana, y si eso está bien para ti, empieza desde allí, agregando una hora a la vez. Escucha tu cuerpo, y recuerda, el estrés deshace cualquier efecto positivo, así que solo haz un ayuno intermitente  que sea absolutamente cómodo para ti y para tu situación.


Photo: Nataša Mandić

Suscríbete a la revista mensual

* indicates required
Copyright © 2016 MBF Studio www.mbfestudio.com/ Infolinks 2016— Web Savvy Designs. Out of the FlyBird's Box.