martes, 27 de junio de 2017

Alimentación Macrobiótica: Una dieta regida por las leyes de la naturaleza


 La Macrobiótica, es una filosofía de vida donde el equilibrio de las fuerzas, el principio del Yin y el Yang, manejan el aspecto biológico, ecológico, social, psicológico y espiritual del ser humano, siguiendo el orden del universo, optimizando el desarrollo integral del ser humano y llevándolo a alcanzar una vida plena.

Se desarrolló en Oriente a finales de siglo XIX, pero no fue hasta los años 30’s que se introdujo en Europa a manos de George Ohsawa y sus discípulos, proponiendo que todas las cosas de nuestro mundo funcionan de acuerdo al principio universal que se manifiesta en la dinámica de las fuerzas polarizadas u opuestas que fluyen entre el universo y el organismo humano: cuerpo, mente y espíritu.

La dieta Macrobiótica, constituye la práctica biológica y fisiológica de este pensamiento, donde la forma de selección, preparación y consumo de cada alimento varía de acuerdo a las características del individuo: edad, ocupación, circunstancias personales; y las particularidades de su entorno: geografía y clima. Practicando con orden y conciencia la transmisión del Yin (sodio-fríos) y el Yang (potasio-cálidos) en nuestro cuerpo, a través de los alimentos que consumimos, se consigue equilibrar el cuerpo y la mente, logrando concentrar la energía para incrementar nuestra vitalidad.

Principio Macrobiótico: La energía que los alimentos posean se transmitirán a nosotros, por lo tanto, debemos cuidar desde su selección hasta su preparación.

 Las nociones más importantes de la Macrobiótica aplicadas a la alimentación se derivan en los siguientes principios:

1.      La cantidad de comida debe ser solo la necesaria, dependiendo de las actividades que realice el individuo y sus objetivos. Se comerá al sentir hambre masticando atentamente cada bocado.

2.      Deben preferirse los cereales, las verduras, las legumbres y todos aquellos alimentos no procesados o manipulados lo menos posible.

3.      La selección de los alimentos se hará de acuerdo a la temporada y la localidad, prefiriendo aquellos provenientes de la zona, de cultivos tradicionales y frescos.

4.      La cocción de los alimentos y los materiales con los que se manipulan cambian su contenido energético, por lo que se deben evitar los utensilios de materiales sintéticos y preferir las cocciones simples: al vapor, hervido, salteado, entre otras. Así mismo, se debe dedicar el tiempo necesario a la tarea de cocinar, imprimiendo energía de gratitud y disfrutando la preparación.

Los nutrientes del modelo de alimentación macrobiótico en variedad de alimentos, pudiendo cocinar variedad de platos, combinar y degustar múltiples texturas y sabores.


Los alimentos de la dieta macrobiótica se pueden categorizar en grupos según la cantidad que debemos consumir diariamente:

1.      Cereales Integrales: Del 50 al 60% de los alimentos consumidos deben pertenecer a este grupo. Deben ser incluidos en cada comida, como granos enteros: maíz, centeno, arroz integral, cebada, trigo sarraceno, avena integral, etc.; o como productos derivados: pastas integrales trigo, maíz, quinoa o arroz, copos de maíz y avena, galletas de maíz o arroz integral inflado, polenta de maíz, cuscús, etc.
Preferiblemente deben consumirse en granos enteros e integrales porque su energía disminuye cuando estos son refinados y procesados industrialmente. Constituyen la principal fuente de hidratos de carbono.

2.      Verduras y vegetales: Aportan la mayor cantidad de vitaminas y minerales del modelo. Incluye raíces, brotes, hojas, germinados y hongos. Se sugiere introducirlas en una proporción del 25-35%, cuidándose la cocción de los mismos para conservar el sabor y las propiedades nutritivas al máximo. Algunos necesitarían una larga cocción y otros podrán ser comidos apenas pasados por fuego o crudos. Esto dependerá de cada vegetal y verdura en sí, recordándose la energía particular que estos poseen. Se recomienda el bajo consumo o eliminación de berenjenas, tomates y patatas (elevado Ying).

3.      Algas, legumbres y sus derivados: Deben formar parte del 10-15% dentro del porcentaje de alimentación diario. Las legumbres incluyen toda la variedad disponible de la región donde se encuentre: lentejas, garbanzos, judías, etc. Sobre sus derivados, podemos encontrar múltiples opciones ricas en proteínas como el tofu, tempeh y seitan. En contraste, se debe cuidar el consumo de la leche de soya (dominante Ying). Las algas deben ser consumidas en pequeñas cantidades, combinándose en las preparaciones con el resto de los alimentos.

4.      Sopas y cremas: El porcentaje restante se compensa con este grupo. Generalmente de verduras, aunque pueden incluirse legumbres, vegetales y algas en su preparación, recomendándose ampliamente la Sopa de Miso por sus beneficios.

La dieta macrobiótica no tiene prohibiciones, pero nos recuerda el criterio bajo el cual escoger los alimentos de forma saludable y consciente.


Otros alimentos que pueden ser consumidos semanal u ocasionalmente son los siguientes:

1.      Productos animales: Se admite comer pescado, dando preferencia a los blancos. El consumo de carnes de otros animales, sean rojas o blancas, y huevos debe ser muy esporádico o suprimido.

2.      Frutas: De la localidad y de la temporada preferiblemente.

3.      Semillas y frutos secos: Recomendándose tostados para su más fácil digestión.

4.      Condimentos y aceites: A pesar de ser usados en cantidades muy pequeñas se debe estar atento a que sean de extracción natural y evitarse si se tiene problemas de salud.

5.      Bebidas: Se deben evitar las bebidas excitantes, aromáticas y todas aquellas procesadas químicamente.  Sólo si no se tienen problemas de salud, se puede consumir alcohol en ocasiones especiales en poca cantidad. 

6.      Productos lácteos y azúcar: Se desaconseja el consumo de estos productos.


El alto contenido en fibra dietética hace que el organismo se limpie y se libere de toxinas. Científicamente, se ha reconocido que el alto contenido de fitoestrógenos de la dieta macrobiótica puede prevenir y reducir el riesgo de cáncer.
* indicates required

IMPRESIONANTE

loading...
Copyright © 2016 MBF Studio www.mbfestudio.com/ Infolinks 2016— Web Savvy Designs. Out of the FlyBird's Box.