¿Conoces las ventajas de delegar? ¿Cómo delegar?

Delegar nos permite multiplicar o “estirar” el tiempo, se vuelve posible cuando comenzamos a delegar de manera efectiva algunas tareas. Mi amiga Dani que es ama de casa me comentó algo que me preocupó un poco sobre la suerte que tenía y que lo que le faltaba a ella era delegar porque su familia pensaría que era una vaga y le dije  tú tienes el trabajo más sacrificado del mundo, 24 horas, 7 días a la semana, 365 días al año, sin esos cafelitos con los compañeros, sin ese tiempo de desconexión de las tareas de casa, ser ama de casa es un trabajo, que no se renumere no significa que sea un trabajo menor, justo lo contrario, es un trabajazo y las madres amas de casa también pueden delegar en muchos aspectos, por ejemplo la plancha, o tener ayuda para cuidar alguna tarde a los peques, ayuda en la limpieza de casa. 

También es cierto que las madres que trabajan y además tienen que lidiar con lo poco que pueden hacer en casa tienen una batalla complicada, porque realmente la conciliación no existe, o estás en casa o estás en el trabajo, no se puede estar en dos lugares a la vez y al final sentimos que no hacemos nada bien, algunas, otras sentirán que lo hacen todo perfecto, yo tengo una amiga que hables lo que hables ella lo hace genial, lo lleva genial y no entiende que las demás nos quejemos, en fin, mi amiga es de otro mundo que se llama mundo perfecto y a pesar de ello ¡la quiero!
Aquí te dejo diez claves fundamentales para lograrlo:



1.-Haz una lista de las cosas que podrías delegar.

Esta parte es muy importante para darnos cuenta que hay un número de tareas que con un poco de organización por nuestra parte de pequeños desembolsos económicos son perfectamente delegables. Y una vez delegadas esas tareas, dispondrás de un tiempo extra para dedicarlo a cosas importantes.
2.-Elige a personas que sean capaces de realizar la tareas y que tengan la disposición necesaria para hacerlo.
Selecciona a la persona adecuada, esto es muy importante para ganar tiempo después, si no eliges adecuadamente puede que sea peor el remedio que la enfermedad ¿me entiendes?

3.-Explica de manera clara las razones de por qué delegas en ellas y los resultados que esperas.

Comunicar de manera clara qué queremos, qué esperamos y que confiamos en esa persona para que cumpla con lo que esperamos; por un lado dejas claro lo que necesitas y por el otro potencias la autoestima en la otra persona a través de la confianza que depositas en ella, es importante la comunicación sana.
4.-Dales a esas personas la autoridad y la capacidad de decisión sobre el proyecto, pero conserva la responsabilidad última del mismo.

La responsabilidad última es tuya pero debes tener un espacio de libertad si pretendes que cada persona en la que delegas de lo mejor de si.
5.-Permite a tus colaboradores establecer sus propias prioridades, pero encárgate tú de fijar los plazos.

Tus colaboradores son libres para tener sus propios métodos de trabajo pero tú debes fijar los plazos de realización de cada una de las etapas de la tarea y la fecha de entrega del proyecto o trabajo final. Un plazo concreto asegura que el trabajo se realice sin dispersiones.
6.-Establece un sistema efectivo de supervisión mientras se esté realizando la tarea.

Cuanto más importante sea la tarea delegada más importante es este punto. Una pequeña reunión diaria o semanal por ejemplo sería un sistema efectivo de supervisión.
7.-Mantente disponible por si necesitan hacerte alguna consulta o aclarar alguna duda a lo largo del proceso.

Mantente disponible para aclarar cualquier duda o atender cualquier consulta. Con esta filosofía el nivel del resultado final se ajustará a las expectativas que tengas y no habrá sorpresas de última hora.
8.-Aunque al principio debas dedicar algo de tiempo a explicar procesos, siempre será un tiempo bien invertido una vez todo esté funcionando.

Una vez hayas explicado adecuadamente el proceso, vas a empezar a ahorrar cantidades inmensas de tiempo para dedicar a otros temas de mayor importancia. Estás invirtiendo un tiempo que te rendirá unos dividendos extraordinarios en el futuro más cercano.
9.-Conviértete en un catalizador que alimenta la motivación de su equipo animándoles a dar lo mejor de ellos mismos.

Las personas que delegan de manera óptima y efectiva  son verdaderos maestros en el arte de motivar a los demás. Demostrando una gran confianza en su equipo o colaboradores  saben sacar lo mejor de cada uno de ellos. 
10.-Elogia siempre el trabajo bien hecho.

Es muy  importante que siempre valores en su justa medida un trabajo bien hecho.  No seas tacaña ofreciendo elogios; el elogio honrado y sincero es uno de los elementos más importantes para formar alianzas y equipos excelentes. Las personas necesitamos reconocimiento y que se nos muestre lo positivo de nuestro trabajo cuando lo hacemos bien.
Si delegas en las personas adecuadas tus resultados y tu tiempo se multiplicarán.