martes, 18 de octubre de 2016

Las mejores técnicas para aprender inglés en el menor tiempo posible

Te dejo  con las  mejores técnicas para aprender inglés en el menor tiempo posible, de una manera fácil y amena.



Hoy día aprender a hablar inglés más que una cuestión de gusto, es una necesidad. No solo se trata de conseguir un mejor lugar de trabajo o competir por ganar un mejor salario. Comprender y hablar este idioma es necesario para entender el mundo de hoy. El inglés se ha convertido en la lengua internacional por excelencia, por lo que su aprendizaje es prácticamente una obligación.
El español es la segunda lengua más hablada en todo el mundo, pero el inglés es la más aprendida como segunda lengua. Existen muchas formas de aprender a hablar otro idioma. La forma tradicional, dicta que la mejor manera de hacerlo es tomando un curso. Sin embargo, debes saber que necesitas más que una montaña de libros y un profesor para dominar el inglés.
Estudiar inglés formalmente en una academia es probablemente la mejor manera de aprender el idioma. Pero no es todo lo que necesitas. Además, si solo optas por este tipo de formación tardarás mucho más tiempo en conseguir hablar una segunda lengua. Si te has preguntado cómo aprender inglés en el menor tiempo posible, debes saber que necesitas poner en práctica una serie de técnicas que te ayudarán en el proceso.
Un aspecto que jamás debes dejar de lado al estudiar inglés que la práctica, tanto escrita como oral. Si no prácticas, olvidarás los conocimientos que vas adquiriendo. Ten en cuenta que solo a través de la práctica podrás dominar completamente el idioma.
Ahora que conoces esta información básica, puedes comenzar a aplicar estas técnicas que te ayudarán a aprender inglés de una forma más rápida y divertida.

        * Tips para enseñar inglés a los peques de una manera divertida *

Crea tu propio diccionario

Una de las técnicas más tradicionales pero eficaces es la de crear un diccionario propio. La mayoría las personas que comienzan a estudiar inglés cuentan con una base del idioma. Este conocimiento básico puede variar de persona en persona, pero el método aplica para todos. Trata de aprender entre 5 o 10 palabras nuevas al día. Y a medida que las vayas aprendiendo, debes agregarlas a tu diccionario personal.
Apunta todo. Desde simples palabras hasta frases y expresiones. Es importante que utilices las palabras aprendidas. Es decir, agrégalas a tu vocabulario y repítelas dentro un contexto. De esta forma podrás aprender de qué manera está estructurada la frase, en qué contexto se utilizaría y cómo se pronuncia. Todo este proceso te ayudará a asimilarla por completo.

Piensa en inglés

Suena como algo complicado, pero no lo es. Ten en cuenta que todo consiste en la práctica y en cuán enfocado estés en cumplir tu objetivo. Cuando aprendes a hablar otro idioma, aprendes una nueva cultura. Por ello debes tener en cuenta que cada lengua representa una forma distinta de ver el mundo. Teniendo esto presente entenderás que para hablar inglés correctamente no puedes pensar en español. Debes pensar en inglés.
Para aplicar esta técnica puedes hablar contigo mismo. Puedes hacerlo en cualquier momento: mientras cocinas, mientras te duchas o cuando vas camino a la escuela o al trabajo. Si estás en casa puedes armar discursos sencillos sobre algún tema y si estás en la calle puedes intentar describir cosas o personas. Estas son solo sugerencias, realmente las posibilidades son ilimitadas. Recuerda que eres tú hablando contigo, tienes licencia de decir lo que quieras y cómo quieras.

Grábate hablando en inglés

Otra gran técnica para practicar tu inglés hablado es grabándote. A casi nadie le gusta su voz cuando la escucha, así que no hagas de eso una excusa. Toma una grabadora o tu propio smartphone y grábate. Puedes leer un texto que te agrade o puedes simplemente contar una historia de forma espontánea. Luego escucha el audio.
Esta es una de las mejores maneras de aprender en qué estás fallando en tu pronunciación. Pero no solo debes notar en lo malo. Procura tomar nota de tus capacidades. Puede que te cueste aprender un sonido en particular, pero que seas muy bueno en otros. Ten esto en cuenta y utilízalo como motivación para seguir aprendiendo.

Busca amigos que hablen inglés

Para hablar inglés debes practicar con otros. Para ello una gran estrategia es hacer nuevos amigos que hablen el idioma. Hoy día es sumamente sencillo conocer personas de otros lugares gracias a internet. Puedes acudir a un foro en línea o a alguna aplicación móvil que te permita conocer personas que hablen inglés.
Ten en cuenta que no todos tienen que ser nativos. Aunque es importante tener interacción con ellos, también es recomendable conocer personas que hayan aprendido el inglés como segunda lengua. De esta manera podrás acercarte a otras culturas y además aprender otros acentos. También puedes armar un club de amigos donde solo hablen inglés. Así podrán hacer del aprendizaje del idioma algo divertido.

Canta canciones

Con la música es posible hacer del aprendizaje del inglés algo muy entretenido. Si quieres saber cómo aprender inglés en el menor tiempo posible, debes cantar. Sí, la música es una gran forma de mejorar tus habilidades para el idioma.
Al cantar canciones en inglés podrás aprender varias lecciones al mismo tiempo. No solo podrás practicar el ritmo del lenguaje, sino que también podrás aprender algunas expresiones nuevas.
Una buena estrategia que puedes aplicar es buscar las letras de tus canciones favoritas. Enciende el reproductor o reproduce un video y empieza a cantar. No tienes que hacerlo frente a nadie si tienes miedo escénico. Pero una forma de hacerlo más divertido es haciendo un karaoke. Reúnete con un par de amigos y haz una recopilación de canciones. Es una manera muy divertida y efectiva de aprender.

Ve películas y series en inglés

Otra forma de hacer del aprendizaje algo divertido y entretenido es viendo películas y series en inglés. Esta es una excelente forma de empezar a relacionarte con el idioma. Es probable que al principio no entiendas de qué va la historia, pero en este caso lo importante es que el oído se vaya acostumbrando al idioma. El aprendizaje es un proceso gradual, pero con esta técnica notarás que cada día vas aprendiendo un poco más.
Aprender a escuchar es vital para aprender a hablar inglés. ¿Cómo aprenden los niños? Escuchando e imitando. Es eso lo que debes hacer. Así como antes de correr se debe aprender a caminar, antes de hablar se debe aprender a escuchar. Cualquier otro idioma suena extraño la primera vez que lo oyes. Pero a medida que lo escuchas con frecuencia, te vas familiarizando con él. Si haces de esta técnica un hábito, llegará el momento en que entenderás todo de forma automática y sin que ni siquiera lo notes.
Aunque no lo creas, eres capaz de pronunciar cualquier sonido. El problema es que no estás acostumbrado a hacerlo. Cada sonido utiliza una parte específica de la boca y si empiezas a visualizar la manera en la que debe pronunciarse, podrás ir aprendiendo poco a poco.

Relájate y olvida la vergüenza

Una de las principales barreras a la hora de aprender a hablar inglés es el miedo a equivocarse. Para cumplir tu objetivo necesitas ser valiente y dejar a un lado la vergüenza. Debes ver cada error como una oportunidad de aprendizaje. Si no expresas tus dudas, no sabrás en qué estás fallando. Para ello debes relajarte y tratar de hablar en cada ocasión que tengas. No solo en el salón de clases sino en cualquier lugar.
Si estás en una fiesta o en un lugar público acércate a cualquiera con el que puedas hablar inglés. Pide comida en inglés, pregunta direcciones o haz chistes. Todo es válido. Si ves un extranjero perdido, anímate a hablarle. Recuerda que nadie se va a molestar porque no hables perfectamente otro idioma. Además si le indicas a la otra persona que estás aprendiendo el idioma, de seguro será paciente y te ayudará. Ten en cuenta que las personas aprenden en base a equivocaciones. Ensayo y error.

Busca una persona que te marque los errores

Para aprender a hablar inglés correctamente necesitarás de alguien que te diga qué es lo que estás haciendo mal. Si estás en una academia o tomando un curso, tu profesor te lo podrá decir. Pero no podrás contar con él en todo momento.
El aprendizaje va más allá del salón de clases. Por ello debes conseguir a una persona que te señale los errores que estás cometiendo. Si no sabes en qué estás fallando, no podrás mejorar. Procura que esta persona sea nativo o que haya aprendido el inglés como segunda lengua. Un amigo que esté aprendiendo contigo, no podrá ser de tanta ayuda como alguien que ya ha incorporado el idioma en su cerebro.



Hazlo una prioridad

Esto más que una técnica, es una recomendación. Si tu objetivo es aprender a hablar inglés en el menor tiempo posible, debes hacerlo tu prioridad. Para lograrlo debes hacer del aprendizaje un hábito. Lee, escribe, habla y piensa en inglés. Aplica las técnicas que te gusten más o úsalas todas. Ten en cuenta que cada una te ayudará a desarrollar mejor tus capacidades al mismo tiempo que hace del estudio algo entretenido.
Si aprender inglés es una meta para ti, pensarás constantemente en cómo conseguirla. Esta es la mejor forma de enfocarse. Haz un plan a corto, mediano y largo plazo sobre lo que quieres alcanzar cuando consigas aprender el idioma. Esta será una forma de impulsarte para cumplir con el objetivo.

Motivación y entretenimiento, dos elementos claves para aprender a hablar inglés en poco tiempo

¿Cómo aprender inglés en el menor tiempo posible? Esta es la pregunta que muchos se hacen cuando se proponen aprender el idioma. Comenzar un curso es sencillo, terminarlo con éxito es la parte difícil. Muchas personas deciden tomar un curso y comienzan a estudiar con mucho entusiasmo. Sin embargo, a medida que pasan las semanas o los meses, pierden el ánimo.
La razón es simple. Les falta motivación y el método de aprender se torna tedioso. Hacer ejercicios de gramática constantemente sí que te ayudará a mejorar tu inglés escrito. Pero si no combinas este aprendizaje con una práctica efectiva, de nada servirá. No solo no aprenderás de forma integral, sino que te aburrirás muy pronto.
Otra forma de hacer del aprendizaje del inglés algo divertido para mantener la motivación es hacerlo junto a otra persona. Ya sea un hermano, primo o amigo, si lo haces en conjunto, hay menos probabilidades de que abandones el estudio. También puedes aprender solo y simplemente utilizar a la otra persona para que te ayude a practicar. Lo importante en este caso es implicar a otras personas en tu proceso, para que de alguna manera puedas aumentar tu compromiso con el aprendizaje.
La mejor forma de mantener la motivación es haciendo algo que te gusta. Indaga sobre temas que sean interesantes para ti y busca que estos materiales cumplan con tres principios: que sean educativos, que sea entretenidos y que te emocionen.
Es importante que veas el proceso como un entrenamiento y no como un estudio. Pasa muy a menudo que con la palabra estudio o aprendizaje las personas suelen asociar ideas preconcebidas que tienen que ver con obligación y aburrimiento.
Es por ello que otra de las claves para aprender a dominar el inglés es la diversión. Si te mantienes entretenido, el aprendizaje se hace mucho más ligero y sencillo. Puedes usar el nuevo idioma de muchas formas. Lo importante en este caso es que seas capaz de vincular un área que te guste con el inglés. Transforma los juegos que conoces y crea una versión en inglés, graba canciones, escribe poemas o haz un programa de radio. Si te gusta cocinar, busca recetas en inglés y si te gusta el fútbol busca noticias en inglés. Las opciones son infinitas.


Aprender otro idioma es un proceso que lleva tiempo. Sin embargo, si eres capaz de mantenerte enfocado y motivado en la meta de aprender inglés, podrás lograr el objetivo en un tiempo mucho menor. Recuerda siempre que mientras más entretenido sea el aprendizaje, más sencillo será la adquisición de conocimientos.



Si te ha gustado te agradecería que le des a compartir ¡Un abrazo!
* indicates required

IMPRESIONANTE

loading...
Copyright © 2016 MBF Studio www.mbfestudio.com/ Infolinks 2016— Web Savvy Designs. Out of the FlyBird's Box.