lunes, 28 de diciembre de 2015

Querido 2016, necesitamos un descanso


A veces me digo a mi misma, no escribas sobre tus sentimientos que a nadie le interesa...

Y no es cierto, se que no es cierto por los mensajes y cartas que recibo, al final todos tenemos sentimientos y nos acercan... 

Nos sentimos a veces tan solos, tan desamparados en un mundo que se presenta difícil por momentos. 





He quedado con amigas que sólo conocía por las Redes y hemos estado toda la tarda charlando como si nos conociéramos de toda la vida, probablemente sepan más cosas de mi que mis propios vecinos, es triste pero es así. 

No se si a veces has sentido que vivimos en colmenas, escondidos con nuestro propio miedo y soledad, miedo al vecino, miedo a lo que pasa en el mundo, miedo a lo que sentimos o a lo que no sentimos. 

El 2015 llega a su fin y comienza un nuevo año. Ha sido un año duro, muy duro, el dolor crónico de Fran nos ha sacudido fuerte, lo cierto es que nos lleva afectando durante muchos años y hemos querido negarlo, yo intentando animarlo de todas las formas posibles comprándole todo tipo de tratamientos alternativos (reiki, desbloqueo de chakras, terapias de Enric Corbera, ...) y él aferrado a sus calmantes desde que se despierta hasta que cae rendido.

Vivir con dolor no es vivir, es simplemente sobrevivir

El dolor crónico causa estragos en la persona, cambia su personalidad, su carácter se vuelve irascible, está la mayor parte de los días en una nebulosa gracias a los analgésicos y las drogas autorizadas que necesita para sobrevivir, porque vivir con dolor no es vivir, podéis probar con un dolor de muelas o de oídos simplemente un par de horitas. 

Yo me he ido agotando conforme pasan los años y la esperanza se desvanece, sigue ahí pero me cuesta más enfocar mi vista en ella, la veo más lejana que hace 7 años, mucho más lejana que hace 4 años y aún más lejana cada día que pasa. 





Me siento agotada por la situación que me causa ansiedad e impotencia, me siento agotada por tirar del carro sola, los peques agotan mucho, Ángela (la peque mariposa)  está en la adolescencia y bueno, si la dejo hacer lo que quiera o le doy todo lo que me pide Sara eres lo mejor,eres la mejor persona que he conocido en mi vida. Cuando la regaño por los estudios o le pido que me ayude un poco más Sara, tú no eres mi madre (en el mejor de los casos, en el peor un grito o una mala contestación) .Y si, tiene razón, no soy su madre, pero de lunes a viernes hago el papel de madre con ella y con el peque león. Al final ella tiene que entender que si está solo los fines de semana con su madre, su madre no se va a poner a regañarla por los estudios... 

Pero explicarle esto a una niña de 12 años es agotador, al final el malo es siempre el que está encima de ti para que estudies, el que te cuida cuando estás enfermo, el que te llama la atención cuando dejas las cosas tiradas por todos lados ... El peque también necesita su dosis extra de energía, quiere competir con su hermana y al final es como si tuviera dos peques de 3 años y dos adolescentes a la vez.







Imagino que cualquier persona que viva con su pareja y con el hijo o la hija de la pareja entenderá mi situación, es una situación que te enseña mucho, te enriquece mucho pero también hay momentos en los que termino pagando los enfados, las malas contestaciones o cualquier situación similar con el peque león que al final se lleva los cabreos de su hermana y los suyos. 

Fran no puede ayudarme con esta situación porque los hijos se aprovechan del padre ausente para agotarme aún más. 

Hay que sumar que no tenemos familia cerca, eso es una suerte maravillosa, si la tenéis no olvidéis valorarla mucho y cuidad mucho de las personas que os ayudan.

Se que este año ellos también lo han pasado muy mal, han sido muchos días solos (con la vecina pendiente de ellos) mientras estaba con su padre en el hospital ingresado o en urgencias. Y he intentado compensarles a ambos de la manera que he podido para que se sintieran queridos, seguro que no lo he hecho como esperaban...siempre tengo la sensación de que podía haberlo hecho mejor. 

Recuerdo cuando estaba embarazada del peque león y también recuerdo mi parto, el padre estaba rabiando de la espalda y yo estaba en pleno proceso de parto, al verlo me dolía aún más, porque él no podía apoyarme y yo no paraba de preguntar a todas las enfermeras que veía si podían ponerle algo y me decían que si quería que le pincharan un calmante tenía que bajar a urgencias... pero yo ya estaba de parto y aunque no me apoyara como él quería y como yo necesitaba, no quería tener a nuestro hijo sola y él no quería dejarnos en esos momentos... 

Tengo que agradecerle que a pesar del dolor (yo podía ver que lo estaba pasando realmente mal aunque siempre intente disimular) se quedara conmigo, siempre ha estado ahí, con dolor, sedado, cabreado, irascible, cariñoso, triste... 

A veces él no me aguanta a mi (siempre proponiendo tratamientos alternativos, dándole la chapa para que deje de fumar completamente...)  y a veces yo no le aguanto a él, pero ambos sabemos que tenemos una gran suerte. 

Estamos con la persona que nos aguanta cuando ni siquiera nos aguantamos nosotros y eso es increíble.

A este año le pido SALUD para mi cari, mucho AMOR a nuestro alrededor, como una red de araña de afectos y ternura; también DINERO (qué coño) para poder probar nuevos tratamientos, para apoyar causas que nos emocionan, aunque siempre hemos apoyado de la manera que hemos podido...

Querido 2015, me has enseñado mucho pero no eres tú, soy yo... 

Querido 2016, abro mis brazos para abrazarte y pedirte que nos cuides y nos quieras, necesitamos un descanso, necesitamos mimos...

Cuidar de los hijos es importante, pero cuidarnos a nosotros mismos también es importante y necesario; con amor,  se despide  mamá trapillo. 








Me apunto al Club Privado MBF

* indicates required

* indicates required

IMPRESIONANTE

loading...
Copyright © 2016 MBF Studio www.mbfestudio.com/ Infolinks 2016— Web Savvy Designs. Out of the FlyBird's Box.